Domingos

Los domingos leías descalza en el sillón y yo escribía en mi estudio. No tenia tiempo (ni ganas) de escuchar las historias de tu familia o tu viajes a Francia, pero vos igual te quedabas esperando ¿Por qué Raquel? Si no hay magia en el destino, ni momento que no acabe.

No he cambiado nada desde aquellas tardes, aún camino con la cabeza gacha y no creo en el amor. O por lo menos no como vos, que estabas enamorada de la vida.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s