Otra forma de ver las cosas.

Parece que las cifras, cuando hablamos de femicidios, ya no impresionan. Escuchamos muy tranquilos cuando nos dicen que matan a una mujer  cada dieciocho horas. Por eso se me ocurrió que había que expresarlo de otra forma, quizás compararlas con algo que nos importe un poco más.

Pensé entonces, que es cómo si, cada veinticuatro horas, se muriera Leonel Messi y una parte de Neymar.

Durante los ocho meses que dura el programa de Tinelli, le hacemos oídos sordos a los gritos desesperados de trescientas veinte víctimas.

Del gran escándalo mediático de Diego Latorre fueron participes dos mujeres. En un año mataron doscientos cuarenta y tres posibles triángulos amorosos.

Si las nombrara a todas, tardaría lo mismo que en recitar los nombres de todos los partici

pantes de gran hermano veinticuatro veces seguidas.

Doscientos cuarenta perritos baleados, doscientos cuarenta y tres gatitos degollados y un par de conejitos tapados por cemento. Todo desde año nuevo hasta navidad.

Imagino la furia en las redes sociales, si por semana nueve paredes apareciesen pintadas con mensajes de lucha colectiva. Ni hablar si en vez de nenas estranguladas, fuesen patrulleros vandalizados con tempera lavable.

Y así podría seguir, pero honestamente, ya no me da el corazón. 

anahi

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s