II

Raquel, si hubiese sabido tanto de vos como las terminales saben de cigarrillos sin terminar, quizás no te hubieras ido.

Advertisements